TRABOOLA

La Mística del Real Madrid en Europa

La Mística del Real Madrid en Europa

Futbol
La Mística del Real Madrid en Europa

TRABOOLA

La Mística del Real Madrid en Europa

Ivar Matusevich está en Estadio Santiago Bernabéu.

rse2616g8f02hg 7lgi  · Madrid, Comunidad de Madrid  · 

𝗟𝗔 𝗠Í𝗦𝗧𝗜𝗖𝗔 𝗗𝗘𝗟 𝗥𝗘𝗔𝗟 𝗠𝗔𝗗𝗥𝗜𝗗

TRABOOLA

Los resultados no se analizan. Son lo que son y punto. Jugar a la metafísica para justificar que el Real Madrid es finalista, tampoco es un buen camino. El Real Madrid, un remontador serial, está en la final de la Champions League porque en todos los momentos decisivos de las eliminatorias dio un plus que sus rivales no tuvieron. ¿Y saben cómo se llama ese plus? Se llama HISTORIA.

Ayer, los opinadores, cuando ese gran entrenador que se llama Carlo Ancelotti, quitó a sus momias sagradas para poner piernas y garra, preparaban su manual crítico con el diario del lunes. El partido, contra lo que ellos pensaban, pedía área y fortaleza física para que el escudo hiciera el resto.

El Madrid estaba agonizando, el partido estaba para el 0-2, pero Curtois, a diferencia de Rulli, hizo su trabajo y estuvo a la altura de la grandeza del club que defiende. Quedaban 5 más 6 y Rodrigo, para mí un crack, apareció. Guardiola debería preguntarse cómo un extremo peso pluma, le dio vuelta la eliminatoria en posición de 9 y ejerciendo de tanque alemán en medio de su capitán y de ese jugador, Laporte, que está en todas las fotos de los fracasos del nuevo rico inglés.

El fútbol tiene muchas facetas para analizarlo. Yo, sanguíneo y visceral como siempre, vi que el Real Madrid tuvo fe, coraje y valentía. Los ingleses, desde su portero al 10, miedo, dudas, falta de personalidad. Los grandes se hacen grandes de verdad viviendo y superando noches como las de ayer. Podrá ganar la Premier, pero no es un grande y Guardiola, a estas alturas, necesita un delantero top y no ese grupo de atacantes que, con el viento a favor lucen, y con el viento en contra arrugan.

Más allá de las bromas, me gusta que un entrenador impresionante como Ancelotti pise fuerte en un fútbol que, parecía, ya no estaba hecho para él. Es un grande de verdad y se merece todo lo bueno que le está pasando porque, con sus cambios, lo logró en cada partido.

Que se lo apunte el Liverpool: al Real Madrid hay que matarlo, enterrarlo, desenterrarlo y volverlo a matar. Nadie, absolutamente nadie, gana 13 Copas de Europa porque sí. Se llama historia, se llama mística y late en el escudo blanco. Fuente* Ivar Matusevich 

La Mística del Real Madrid en Europa

España Trabaja Por la vuelta del trabajo de calidad a España

TRABOOLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Rosario Garrido Martín.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostiger,es que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.